Por esto los empleados de Twitter no quieren de jefe a Elon Musk

Por esto los empleados de Twitter no quieren de jefe a Elon Musk
Por esto los empleados de Twitter no quieren de jefe a Elon Musk

Luego de oficializarse el acuerdo de compra de Twitter por Elon Musk en US$44 mil millones, se ponen en la mesa los posibles efectos que podrían hacer turbulento el cambio en el gobierno corporativo.

El modelo de trabajo que ha llevado al empresario sudafricano a colocarse como uno de los hombres más ricos del mundo no ha resultado sustentables en términos laborales o médicos.

La mirada Tesla

El 2018 fue un año muy complicado para Elon Musk y Tesla, propiciado la crisis económica que le trajo contraer compromisos de entrega para su Model 3 y por los fuertes efectos a la salud de los empleados que estuvieron comprometidos con el cumplimiento de la marca para con los consumidores.

De acuerdo con un reportaje de Bloomberg, algunos empleados de Tesla que trabajaron largas horas experimentaron un padecimiento que los médicos llamaron: “mirada Tesla”.

 Empleados actuales y anteriores dijeron a la publicación que bebían grandes cantidades de Red Bull, las cuales la compañía les dio gratuitamente para combatir la fatiga causada por los turnos de 12 a 16 horas.

Poco después de comenzar en Tesla, algunos empleados desarrollaron una apariencia de “zombie”, ya que al terminar sus jornadas laborales, salían de las instalaciones con una mirada perdida y una fatiga extrema.

Otras declaraciones señalan que el modelo Musk para cumplir objetivos, los empleados enfrentaron entornos de alta presión, trabajando incluso jornadas de fines de semana obligatorios.

Sin sindicato y sin acciones

Otro sector abiertamente a disgusto de la inevitable llegada de Elon Musk a Twitter son los que no quieren trabajar para un empresario que está abiertamente en contra de la organización sindical de sus compañías.

Por otro lado, hasta ahora, los trabajadores de Twitter reciben acciones como parte de sus compensaciones. Elon Musk tiene la intención de privatizar la red social, con lo cual dejaría de cotizar en bolsa y, por tanto, escaparía de la regulación especial vigilada por la Comisión de Bolsas de Valores de Estados Unidos.

En consecuencia los empleados no saben qué pasará con sus acciones.

Por estas razones, en cuanto se hizo público que Twitter había aceptado la oferta de Elon Musk para adquirir la compañía, diversos empleados comenzaron a tuitear que era hora de irse de la empresa tecnológica.

Otros instaron a sindicalizarse antes de que fuera demasiado tarde. Un empleado lo dijo más claro al New York Times: “Siento que voy a vomitar… Realmente no quiero trabajar en una empresa que es propiedad de Elon Musk”.

Fuente: Mercado

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *