La escasez de chips no terminará pronto, según Intel

La escasez de chips no terminará pronto, según Intel
La escasez de chips no terminará pronto, según Intel

Si pensabas que una mayor disponibilidad de GPUs y precios más bajos podrían sugerir que la escasez de chips estaba disminuyendo, Intel ha llegado para recordarnos lo contrario.

El director ejecutivo o CEO del fabricante de chips, Pat Gelsinger, dijo a TechCheck de CNBC que los problemas de los semiconductores no se resolverán por completo hasta 2024, ya que ahora han afectado la fabricación de equipos. Sin la capacidad de chips para construir ciertas herramientas de fabricación, las fábricas tendrán dificultades para aumentar la producción, independientemente de si han adquirido los chips necesarios para sus productos.

“Esa es parte de la razón por la que creemos que la escasez general de semiconductores ahora se desplazará hacia 2024, desde nuestras estimaciones anteriores de que sucediera en 2023, solo porque la escasez ahora ha afectado a los equipos y algunas de esas rampas de fábrica se verán más desafiadas”, dijo Gelsinger.

La predicción de 2024 está más lejos de lo que la mayoría de los ejecutivos de tecnología han pronosticado desde que la escasez de chips comenzó a aterrorizar a las industrias automotriz y tecnológica hace dos años. De hecho, Gelsinger, en 2021, dijo que la escasez tardaría “un par de años” en disminuir, y señaló que en 2023 veremos que “la tensión de la cadena de suministro se relajará un poco”.
En cuanto al rival de Intel, la directora ejecutiva de AMD, Lisa Su, dijo en septiembre pasado que la escasez sería menos severa en la segunda mitad de 2022, pero no predijo cuándo podría terminar por completo. La directora financiera de Nvidia, Colette Kress, proyectó mejoras en el suministro en la segunda mitad de 2022.

La escasez de chips y los aumentos de precios son el resultado del aumento de la demanda combinado con la perturbación de la producción relacionada con la pandemia. En respuesta, los fabricantes de chips se comprometieron a construir plantas en Estados Unidos y Europa como una forma de diversificar geográficamente la producción. Intel tiene en sus planes una fábrica de 20.000 millones de dólares en Ohio, además de nuevas fábricas en Arizona y en Alemania. TSMC comenzó la construcción de una fábrica de 12.000 millones de dólares en Pheonix, Arizona. Y Samsung tendrá una planta de 17.000 millones de dólares en Taylor, Texas.

Estas instalaciones deberían ayudar a proteger a la industria de otra escasez, pero los plazos actuales sugieren que no comenzarán a trabajar hasta que los problemas actuales hayan terminado. Afortunadamente, la escasez de chips parece estar disminuyendo en algunos de los segmentos más afectados, incluyendo la tecnología automotriz y de consumo.

En cuanto a las GPUs, un informe reciente indicó que los precios de los chips AMD habían disminuido en el mes de abril en un promedio del 13%, mientras que las tarjetas Nvidia habían bajado un 6%. La disminución de precios se está desacelerando, pero los componentes ahora se están acercando al precio sugerido, por debajo de los precios máximos que alcanzaron de mas del 300%. También hay señales de una situación de mejora en la industria automotriz, aunque la fecha de regreso a la normalidad sigue siendo difícil de alcanzar.

 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *