El sofisticado e interesante cerebro de las abejas

El sofisticado e interesante cerebro de las abejas
El sofisticado e interesante cerebro de las abejas

Necesitan dormir bien para recordar

En el laboratorio, usando principalmente abejas de la miel (Apis mellifera) y abejorros (Bombus terrestris), no solo se ha demostrado que aprenden a relacionar colores con ciertos estímulos, como una recompensa azucarada, sino que, además, para fijar ese aprendizaje requieren de un sueño tranquilo y sin sobresaltos.

Las abejas no solo aprenden por ensayo y error, también pueden aprender imitando a compañeras. Aunque es difícil de investigar, se ha demostrado que las abejas pueden entender pensamiento simbólico y procesar números.

De hecho, hasta sienten algo parecido al optimismo a la hora de tomar decisiones, y son más "arriesgadas" cuando han tenido suerte recientemente. Por tanto, tener un cerebro grande puede ser ventajoso para ellas, al menos cuando necesitan contar flores o memorizar paisajes.

Hay más de 20.000 especies de abejas diferentes (¡el doble que de pájaros!), y no todas tienen un cerebro igual de grande.

Cuando nos referimos al tamaño del cerebro, siempre es relativo al tamaño del cuerpo, ya que especies más grandes tienen en general corazones más grandes, estómagos más grandes y también cerebros más grandes.

Test de aprendizaje

Recientemente hemos podido medir el tamaño del cerebro de más de 100 especies de abejas silvestres para investigar por qué observamos tanta variación.

La primera prueba importante era demostrar si cerebros más grandes confieren capacidades cognitivas mejores. Aunque ese es el resultado esperado, nunca se había comprobado en insectos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *