Viruela del mono: ¿puede convertirse en pandemia? (y otras 3 incógnitas sobre esta enfermedad)

Viruela del mono: ¿puede convertirse en pandemia? (y otras 3 incógnitas sobre esta enfermedad)
Viruela del mono: ¿puede convertirse en pandemia? (y otras 3 incógnitas sobre esta enfermedad)

Varias preguntas sin respuestas claras e inmediatas rodean a los brotes de viruela del mono que estamos viendo en más de una decena de países.

Salvo pocas excepciones, este virus por lo general se había limitado a las regiones de África occidental y central, pero ahora estamos en una situación nueva que sorprende y genera preocupación.

Antes, la pequeña cantidad de casos que habían surgido en otras partes del mundo podían vincularse a personas que habían viajado a países afectados y lo habían traído a casa.

Ahora no está claro cómo se está contagiando la gente.

Aunque los pacientes están evolucionando de forma favorable, la comunidad científica se ha puesto manos a la obra para definir rápido lo que está ocurriendo.

1. ¿Puede la viruela del mono convertirse en pandemia?

"Es bastante improbable", le dice a BBC Mundo el profesor Brian Ferguson, del Departamento de Patología de la Universidad de Cambridge en Reino Unido.

Parece haber bastante consenso en la comunidad científica sobre lo lejos que estamos de que la viruela del mono se convierta en otra pandemia.

Sin embargo, es una pregunta válida después de ver cómo una misteriosa neumonía en China terminó convirtiéndose en una pandemia global que obligó a confinamientos totales y medidas sin precedentes para contenerla.

¿Y por qué se considera improbable que se convierta en pandemia?

El primer motivo es que es muy difícil de transmitir de persona a persona, a diferencia de un virus respiratorio como el SARS-Cov-2.

La transmisión de la viruela del mono ocurre cuando la persona entra en contacto con el virus a través de un animal, humano o materiales contaminados.

Aún se desconoce el huésped reservorio (portador principal de la enfermedad) de la viruela del mono, aunque se sospecha que roedores africanos participan en la transmisión, según las guías de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos.

Para contagiarse de otro humano se requiere sobre todo contactos estrechos, intercambio de fluidos temporales y roces directos o indirectos con material lesivo infectado.

El segundo motivo es que los síntomas evidentes de la viruela del mono, especialmente la aparición de pústulas cutáneas, ayudan a identificar más rápido los casos y controlar con relativa facilidad los brotes.

Y por último, es una enfermedad que aunque muchos no hayan escuchado hablar de ella hasta ahora, se conoce desde 1958 y está más estudiada.

Pero que los científicos estén descartando ahora mismo que la evolución en pandemia no implica relajarse. Estamos ante el mayor brote de viruela del mono fuera de África y eso requiere tomarse el asunto con seriedad y buscar respuestas científicas, lo cual nos lleva a la siguiente incógnita.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *